EN TWITTER/ INSTAGRAM

@diluc1985

OPINIÓN

OPINIÓN
CON GANAS DE MANDAR TODO PARA EL CARAJO...

POR  DIANA LUCÍA BENITEZ AVILA
diluc1985@gmail.com

Situaciones extremas como tener que lidiar con el malgenio de tu jefe o de algún compañero, resolverle los problemas a los que están a tu lado sin tener que participación en ello, tener que pagar cuentas que no esperabas, trabajar todo el día sin poder aprovechar tu almuerzo; son algunos ejemplos de lo que tenemos que vivir cotidianamente lidiando con condiciones que nos pueden volver el mundo un ocho.

Cuando piensas que ya has tenido el peor día de tu vida, te encuentras además de ello con circunstancias donde quieres inconscientemente, mandar todo para el carajo y que se joda todo el mundo; pero no lo haces por una sencilla razón ¡Estás que te lleva el diablo!.

Y es cuando recuerdas que la paciencia es la virtud de los sabios y reconoces que en ese momento te conviertes en el más bruto del universo, no escuchas, no oyes y mucho menos ves; no quieres entender pero tampoco quieres que te entiendan.

Algunas personas optan por retirarse al silencio y a esperar que las aguas se calmen, otros prefieren hacer detonar la bomba de tiempo, unos intentan remediar en el acto pero no lo consiguen y algunos; sencillamente se sueltan a llorar.

¡Qué dilema tan grande! Y lo más paradójico del asunto es que tampoco te podes emputar, tienes que estar sonriendo como payaso todo el tiempo para darle gusto a la gente. ¡A ver!, pongámosle sentido porqué todos tenemos un punto de aguante o de quiebre donde humanamente posible sobrellevamos muchas cosas; pero, si se traspasa esa balanza es muy difícil volver al equilibrio donde se estaba.

Ojala les funcione el contar hasta 10, el respirar profundo, el hablar calmadamente y caminar mientras se dialoga, porque cuando se nos da la gana de mandar todo pal carajo no hay vuelta atrás; no se puede arrepentir de lo dicho o hecho, asumiendo las consecuencias de nuestras acciones.

En algún momento de nuestra vida hemos querido hacerlo…





                                                                               ''''''''

PORQUÉ SE ACABA EL AMOR...

Diana Lucía Benítez Ávila
Diluc1985@gmail.com

Hablar de relaciones de pareja es un tema complicado, ya que implica una cantidad de circunstancias que para entenderlas, es necesario llegar a la raíz de cada una de ellas. Sin embargo, en está ocasión quisiera compartir un poco acerca del porqué ciertas acciones pueden llevar a acabar el amor.
La monotonía, una de las dificultades más grandes que tiene las parejas para ’salir de lo mismo’ en su convivencia, pues se va cayendo en una zona de confort que hace que ambos dejen de priorizar las necesidades del otro; se va perdiendo la gracia y es allí donde deja de ser mágico y agradable estar con esa persona.

Por otra parte, el hecho de que la mujer se aburre del hombre cuando éste la mira como el reemplazo de su madre, la niñera de sus hijos, la cocinera, la lavandera y el ama de llaves; y para completar la quiere dispuesta en la cama y entrando dinero al hogar igual que él.
Mala comunicación, al conocerse se muestran falsos comportamientos como tolerancias excesivas y verdades a medias, cuando hay problemas generalmente ninguno quiere dar el brazo a torcer. Se comenten errores como pensar que una vez la relación ha adquirido cierta solidez o cierto tiempo, ya se es dueño de la otra persona, o viceversa.

Al principio de la relación nos preocupamos por mostrarnos bellos, interesantes y adecuados, escondiendo los aspectos no tan agradables de nosotros, esto hace que se lleve una impresión falsa y cuando estamos en medio de la convivencia, nos damos cuenta que (El príncipe o la princesa) no lo eran como los habíamos idealizado; y ese es uno de los grandes errores.

Las parejas les da miedo desinhibirse en la intimidad, expresar lo que les gusta, por temor a lo que piense el otro y prefieren cumplir fantasías sexuales con terceras personas; porque no se respetan los espacios, ni se respeta la individualidad profesional y personal del otro.
En muchas situaciones, las parejas se apegan y en su inseguridad sufren y hacen sufrir al otro con sus celos. Se dejan de expresar las cosas que gustan del otro asumiendo que ya lo sabe o se oculta lo que nos disgusta para no entrar en conflicto. Otro error es, que se tienen tantas carencias afectivas que se cree que al llegar la media naranja, ésta las va a suplir; cuando la verdad es que cada uno tiene la responsabilidad de llenar su vida de amor.

Y quizás, la infidelidad es una de las mayores quejas entre hombres y mujeres, cuando se llega a este punto es porque la comunicación se dañó hace bastante tiempo, las parejas se vuelven irrespetuosas con las palabras y con los actos; se vuelven tan posesivas que retiran las amistades y hasta familiares del otro, para absorberte de manera dañina.
Lastimosamente, los seres humanos están convencidos que es normal que con los años las relaciones de pareja se deterioren, cuando es todo lo contrario; con el tiempo si se toman sabias acciones, el amor crece, y al hacer el amor, este se hace con más conciencia y plenitud.
Ahora es el tiempo de recuperar el amor en la pareja, con detalles, con actos de honestidad, de respeto, solidaridad, comprensión y apoyo. No esperes a que sea demasiado tarde para valorar y aprovechar a esa persona que te ama; recuerden que las relaciones son de los dos, y se necesita que ambos trabajen en ello.

Definitivamente, el amor de la mano de la razón, ¡Es la clave para no perderlo! 



No hay comentarios.: