EN TWITTER/ INSTAGRAM

@diluc1985

viernes, 25 de agosto de 2017

PARA ELLA, EL SEXO ERA ALGO MÁS QUE UN CHICLE…


POR: DIANA LUCIA BENITEZ AVILA

Tenía en mi mente la idea fantástica de llegar a la luna y ver estrellitas, pero que va! Puro cuento, eso fue cómo un autogol en el primer minuto del partido, puro tilín tilín y nada de paletas…

Peor que una invasión de muertos vivientes donde solo van por el ‘’cerebro’’, así fue ese viernes social. No sirvió usar el liguero negro y ajustado que llevaba, pues a ‘’Hulk’’ Juan Pablo Montoya le quedo chiquito, fue como meterle los cambios bruscamente a un carro y de primera pasó a cuarta; ¡qué horror!.

Hasta el nombre del motel parecía salido de una historieta japonesa, todo fue pura ficción, ni las tres horas fueron suficientes para tan desagradable momento, el aire acondicionado se quedó sin encender ya que el frio del instante me congeló hasta los huesos.

Ya se perdió la sutileza de las caricias y el eterno reposo de los cuerpos a término medio, es más, ya ni siquiera se sabe besar cual Romeo a su Julieta, ni siquiera se interesa por el ambiente seductor del calor de una vela o el exquisito dulzor de un vino tinto porqué según él-ya no se usa-.

Cómo llegar a comer en un restaurante de galería popular, mano a la presa y listo el pollo, el personaje tenía su objetivo claro y lo cumplió, dejando el sinsabor de un amargo momento que perduro por mucho tiempo y que ahora solo me causa decepción.

Pensé: ’’ Desde cuando el chocolate puede pasar de dulce a amargo en unos instantes’’, por un momento la era de los dinosaurios y la ley de la supervivencia sobrevivieron al siglo XIX. Y lo más paradójico, el personaje terminó con la sonrisa del buen negocio.

Te quedas con la sensación de ¡what that hell!, cómo que no sabes en que momento comenzó y terminó todo, y al final solo te resta dos opciones: totiarse de la risa o pedirle a Superman que entré por la ventana y te recate de las garras del enemigo.

-         ¡Me voy!... le dije, y me miró con cara de sorpresa!!!

-         ¿Qué esperabas? ¿Qué te trajera también el café a la cama?

 … y lo deje sentado en la cama, desnudo, flaco, ojeroso, cansado y sin ilusiones.

No hay comentarios.: