EN TWITTER/ INSTAGRAM

@diluc1985

viernes, 17 de julio de 2015

PARA REFLEXIONAR...

CUANDO SE VIVE DE APARIENCIAS…

En la vida hay situaciones que te hacen perder el rumbo de lo que es realmente importante.  Cuando la fama, la moda y otros factores te ciegan y; corres el riesgo de perder hasta tu propia dignidad.


POR  DIANA LUCÍA BENÍTEZ AVILA

Cuando llega la cuota del carro, las facturas de la tarjeta de crédito no te alcanzan para más, no tienes vestido nuevo para la fiesta de la noche y para continuar con tu agonía; el stress diario de lidiar con situaciones y personas que te quitan la paz interior se vuelve insoportable.

Le damos relevancia a cosas, contextos, momentos, personas, que posiblemente en un futuro hasta nos hagan perder el tiempo. Donde se pierde la esencia por ausencia de valores, el respeto por los intereses particulares, la libertad por esclavitud de las conciencias y la vida por estar a favor de decidir quién sobrevive o no.

Es una paradoja cuando nos afanamos por lo que nos muestra el mundo como lo aceptable, y es triste cuando alguien comienza a trabajar por hacer la diferencia y todo se vuelve un torbellino; el malo de la película y el villano de las historietas te quedan pequeños para cómo te verán de ahora en adelante.


¿Qué esperar de una sociedad corrupta donde emana la intolerancia, el hambre de venganza y la negligencia que abunda de sol a sol? ¡Nada! Porqué la solución está en no quejarse, si no hacer el hecho un ejercicio diario. Donde el accionar  sea parte fundamental en nuestra existencia; donde no se deje espacio para la mentira y la falsa realidad.

¿Qué aprenderemos de todo esto? La verdad, no lo sé. Solo espero crear conciencia  acerca de nuestra cotidianidad, sobre los fantasmas con los cuales vivimos y nos imponen vainas que a largo plazo nos deja vacíos. Recuerden que la paz interior y la tranquilidad no se compra con dinero; es necesario para sobrevivir pero no para seguir viviendo.

Esperando que prime en sus corazones el respeto hacia el ser y el legado de Cristo  en su presencia, les dejó estas palabras. Que el Señor los siga bendiciendo e iluminando en la toma de decisiones que los lleve a la verdadera felicidad.












No hay comentarios.: