EN TWITTER/ INSTAGRAM

@diluc1985

miércoles, 1 de julio de 2015

PARA REFLEXIONAR...

OPINIÓN
CON GANAS DE MANDAR TODO AL CARAJO...

POR  DIANA LUCÍA BENITEZ AVILA
diluc1985@gmail.com

Situaciones extremas como tener que lidiar con el malgenio de tu jefe o de algún compañero, resolverle los problemas a los que están a tu lado sin tener que participación en ello, tener que pagar cuentas que no esperabas, trabajar todo el día sin poder aprovechar tu almuerzo; son algunos ejemplos de lo que tenemos que vivir cotidianamente lidiando con condiciones que nos pueden volver el mundo un ocho.

Cuando piensas que ya has tenido el peor día de tu vida, te encuentras además de ello con circunstancias donde quieres inconscientemente, mandar todo para el carajo y que se joda todo el mundo; pero no lo haces por una sencilla razón ¡Estás que te lleva el diablo!.

Y es cuando recuerdas que la paciencia es la virtud de los sabios y reconoces que en ese momento te conviertes en el más bruto del universo, no escuchas, no oyes y mucho menos ves; no quieres entender pero tampoco quieres que te entiendan.

Algunas personas optan por retirarse al silencio y a esperar que las aguas se calmen, otros prefieren hacer detonar la bomba de tiempo, unos intentan remediar en el acto pero no lo consiguen y algunos; sencillamente se sueltan a llorar.

¡Qué dilema tan grande! Y lo más paradójico del asunto es que tampoco te podes emputar, tienes que estar sonriendo como payaso todo el tiempo para darle gusto a la gente. ¡A ver!, pongámosle sentido porqué todos tenemos un punto de aguante o de quiebre donde humanamente posible sobrellevamos muchas cosas; pero, si se traspasa esa balanza es muy difícil volver al equilibrio donde se estaba.

Ojala les funcione el contar hasta 10, el respirar profundo, el hablar calmadamente y caminar mientras se dialoga, porque cuando se nos da la gana de mandar todo pal carajo no hay vuelta atrás; no se puede arrepentir de lo dicho o hecho, asumiendo las consecuencias de nuestras acciones.

En algún momento de nuestra vida hemos querido hacerlo…

No hay comentarios.: